La guerra entre las abejas y las avispas (Yanomami) – Cuento Tradicional Venezolano

La guerra entre las abejas y las avispas (Yanomami) - Cuento Tradicional Venezolano

En el corazón de la selva amazónica, donde los ríos serpentean y los árboles se elevan hacia el cielo, habitaban dos pueblos indígenas: las abejas y las avispas. Ambos pueblos eran conocidos por su laboriosidad y su organización, pero también por su rivalidad y rencor.

Un día, la guerra estalló entre las abejas y las avispas. La disputa comenzó por un pequeño territorio en la selva, rico en flores y frutos. Las abejas, con sus aguijones afilados y su vuelo veloz, atacaron con furia a las avispas. Las avispas, por su parte, no se rindieron fácilmente y respondieron al ataque con ferocidad.

La guerra se prolongó durante meses. Las abejas y las avispas lucharon sin descanso, utilizando todas sus armas y estrategias. La selva se convirtió en un campo de batalla, donde el zumbido de los insectos se mezclaba con el sonido de los aguijones y los gritos de guerra.

Muchos fueron los que murieron en la batalla. Las abejas más fuertes y las avispas más valientes perdieron la vida en defensa de su territorio. La guerra dejó un rastro de dolor y destrucción en la selva, que antes era un lugar de paz y armonía.

Un día, una abeja joven llamada Kerepɨ y una avispa joven llamada Warɨtɨ se encontraron en el campo de batalla. Ambas estaban cansadas de la guerra y del dolor que causaba. Se miraron a los ojos y, en lugar de odio, vieron en la otra el reflejo de su propio sufrimiento.

Kerepɨ y Warɨtɨ decidieron hablar. Dialogaron sobre la guerra, sobre las razones que la habían originado y sobre las consecuencias que había traído. Ambas comprendieron que la guerra solo había traído dolor y sufrimiento a sus pueblos.

Juntas, Kerepɨ y Warɨtɨ decidieron buscar una solución pacífica al conflicto. Propusieron a sus líderes un tratado de paz, basado en el respeto mutuo y la cooperación. Los líderes, cansados de la guerra y conmovidos por la valentía de las jóvenes, aceptaron la propuesta.

La guerra entre las abejas y las avispas llegó a su fin. Se firmó un tratado de paz que establecía límites claros entre los dos territorios y promovía la cooperación entre ambos pueblos. Las abejas y las avispas comenzaron a trabajar juntas para reconstruir la selva y curar las heridas de la guerra.

La historia de la guerra entre las abejas y las avispas es una leyenda que forma parte de la cosmovisión del pueblo Yanomami. Es una historia que nos enseña sobre las consecuencias de la guerra, la importancia del diálogo y la necesidad de construir la paz.

En esta leyenda, se resaltan algunos valores importantes como la valentía, la paz, el respeto mutuo y la cooperación. Kerepi y Wariti son ejemplos de cómo el diálogo y la acción valiente pueden poner fin a la violencia y construir un futuro mejor.

La historia de la guerra entre las abejas y las avispas es una invitación a reflexionar sobre nuestro papel en el mundo. Es un recordatorio de que la paz es el único camino para construir un futuro mejor para todos.