Corduroy – Cuento Infantil sobre Valores

Corduroy - Cuento Infantil sobre Valores

En una tienda de juguetes, vivía un osito de peluche llamado Corduroy. Era un osito de color marrón, con un corazón de oro y un gran anhelo: encontrar un amigo que lo quisiera y lo llevara a casa.

Cada día, Corduroy observaba desde su estante a los niños que visitaban la tienda. Algunos lo miraban con curiosidad, otros lo tocaban con suavidad, pero ninguno se decidía a llevarlo a casa. Corduroy se sentía triste y solo, a pesar de la compañía de los demás juguetes de la tienda.

Un día, llegó a la tienda una niña llamada Lisa. Era una niña pequeña, de pelo castaño y ojos brillantes, que se enamoró de Corduroy al instante. Lisa lo miró con ternura, lo tocó con sus pequeñas manos y le susurró al oído: «Eres el osito más bonito que he visto».

Corduroy no podía creerlo. ¡Por fin había encontrado un amigo! Lisa visitaba la tienda todos los días para jugar con Corduroy. Le contaba historias, le cantaba canciones y le inventaba aventuras. Corduroy era feliz por primera vez en su vida.

Un día, Lisa le dijo a Corduroy que sus padres no podían comprarlo porque era muy caro. Corduroy se entristeció, pero no se rindió. Le dijo a Lisa que no importaba si no podía ir a casa con ella, porque siempre serían amigos.

Lisa y Corduroy continuaron jugando juntos en la tienda. Lisa le prometió a Corduroy que algún día encontraría la manera de llevarlo a casa.

Un día, el padre de Lisa llegó a la tienda con una gran noticia. Le había conseguido un trabajo como fotógrafo y la familia se mudaría a una nueva casa. Lisa estaba muy contenta, pero también triste por tener que dejar a Corduroy.

El día de la mudanza, Lisa llegó a la tienda con una caja. Le dijo a Corduroy que había ahorrado todo su dinero para comprarlo. Corduroy no lo podía creer. ¡Su sueño se había hecho realidad!

Lisa y Corduroy se despidieron de los demás juguetes de la tienda y emprendieron un nuevo viaje juntos. Lisa le había dado a Corduroy el regalo más importante: la amistad.

Corduroy y Lisa vivieron muchas aventuras juntos. Jugaban en el parque, exploraban el bosque y se contaban historias bajo las estrellas. Corduroy era el mejor amigo que Lisa podía tener.

La historia de Corduroy nos enseña que la amistad es el regalo más valioso que podemos tener. Los amigos nos acompañan en las buenas y en las malas, nos hacen reír y nos dan su apoyo incondicional.